Mi historia

“No me importa lo que haces para ganarte la vida. Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lograr lo que tu corazón desea. No me interesa la edad que tengas. Quiero saber si estás dispuesto a correr el riesgo de quedar como un tonto, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.”

ORIAH MOUNTAIN DREAMER

¡Holaa! : )

Soy Gemma Sierra, diseñadora de Sierra y Madrid.

Antes de dedicarme full time a diseñar, trabajé muchos años en el departamento de ventas de diferentes empresas y sectores. Experiencia que me ha llevado a relacionarme con infinidad de personas y conocer distintas necesidades como historias. 

Para mí una web es mucho más que una herramienta de marketing que te ayuda a conseguir clientes (que desde luego los negocios se mantienen con las ventas).

Es una forma de hacer tangible tu misión en el «Inicio», un recordatorio de tus valores y de por qué creaste la empresa más allá de hacer dinero en el «Sobre mí» y un puente de crear un nuevo vínculo en el «Contacto»

Captar la Esencia de un proyecto y comunicarlo de una forma bella y ordenada es el impulso natural que llevo dentro : ) La comunicación: mi vocación.

Mi forma de trabajar y lo que aplico a cada servicio es

  • hacerlo sencillo,
  • quedarnos con lo esencial 
  • que perdure en el tiempo,
  • sea práctico
  • y agradable a los sentidos
 

En los negocios creo en los procesos simples y sostenibles. Mi método se basa en

  • centrarme en hacer cada vez mejores trabajos, mediante experiencia y formación continua
  • coleccionar casos de éxito
  • demostrar expertise y dar confianza
  • promocionar mi trabajo en los canales más adecuados de forma consistente
 

Es lento pero es una opción segura, a largo plazo, pues no dependes sólo de una red social, o de unos anuncios o de un algortimo de Google. 

Mi objetivo como freelance (para mí y para ti) es el equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Tener satisfacción laboral, reconocimiento por un buen resultado incluso lista de espera, como flexibilidad horaria para disfrutar del ejercicio, la familia, amigos, naturaleza, leer, crear, etc… gracias a un campamento base optimizado (mensaje y web) y un sistema para atraer clientes (visibilidad online)

Llevo a cabo estos otros proyectos:

  • Raza Sostenible: Directorio de negocios locales que ofrecen una alternativa más sostenible a todos los productos y servicios que consumimos en nuestro día a día.
  • Vámonos al Pueblo. Experiencias rurales para nómadas digitales y artistas (muy pronto).
 
Como invitada en las Jornadas de Empleo y Emprendimiento (Alcobendas)

 

Compartir tus resultados en una página web, con un mensaje claro que entendamos cómo ayudas a mejorar nuestras vidas personales o profesionales, con un diseño limpio que guíe a un usuario a tomar acción, es siempre un acierto. En mi propia experiencia, un éxito.

Una web es la herramienta de marketing más básica en la que puedes invertir para generar confianza y vender: mensaje, diseño y visibilidad

¿Y tú? ¿Tienes una historia que contar?

Escríbeme y te acompaño : )

La fábula del empresario y el pescador

La Esencia que quiero tener siempre presente

“Un día un empresario estaba de vacaciones en un pequeño pueblo costero cuando vio llegar un pequeño bote con un solo pescador a bordo. Al acercarse vio que había varios peces de buen tamaño y le dijo al pescador:

– Eres un pescador muy bueno. Tú solo con este pequeño bote y tantos peces ¿Cuánto tiempo has necesitado para pescar todo esto?

El pescador respondió:

– Pues la verdad es que nunca me levanto antes de las 8:30. Desayuno con mis hijos y mi mujer, llevo a mis hijos a la escuela y acompaño a mi mujer al trabajo, luego voy tranquilamente al muelle, donde subo a mi barca para ir a pescar. Estoy una hora u hora y media como mucho, y vuelvo con los peces que necesito, ni más ni menos. Al llegar a tierra, me tumbo en mi hamaca a leer el periódico mientras disfruto del paisaje, luego voy a casa a preparar lo que pesqué, y paso la tarde tranquilo, hasta que vienen mis hijos y disfrutamos haciendo juntos los deberes, paseando, jugando…

– Quieres decir que en tan poco tiempo has pescado todo esto. ¡Es extraordinario! ¿Has pensado en pescar más horas al día?

– ¿Para qué? Pregunta el pescador.

– Pues porque si pasas más horas pescando, en 8 horas por ejemplo tendrías 8 veces más peces, y así tendrías un superávit que te permitiría venderlos y ganar dinero.

– ¿Para qué? Pregunta una vez más el pescador.

– Con más dinero podrías comprar una barca más grande y contratar a pescadores para que vayan a trabajar contigo y así conseguirías más pescados.

–¿Para qué? Pregunta otra vez el pescador.

– Con ese incremento de ventas, tus ingresos serían tan altos que te permitirían invertir en una flota de barcos. Con el tiempo tu empresa de pesqueros crecería y llegarías a ser muy rico.   

– ¿Para qué? Pregunta el pescador sin entender.

– ¿No entiendes nada? Con ese empresa de pesca solo tendrías que preocuparte por dirigirla, tendrías todo el tiempo del mundo para hacer lo que quisieras. Podrías mudarte a un pequeño pueblo costero, no tendrías que madrugar, desayunarías cada día con tu familia, te tumbarías a disfrutar del paisaje, jugarías con tus hijos por las tardes…

–  ¿Y no es eso lo que estoy haciendo ahora mismo? – concluyó el pescador.

De tu Esencia a una Marca